Bienvenidos a: WWW.MORFOPSICOLOGIA.ORG / GABINETE DE MORFOPSICOLOGÍA - El lugar de la interpretación del rostro, Morfopsicología y Fisiognomía humana, con máxima experiencia y reconocimiento - Seguidores de todo el mundo nos avalan - Atención directa de profesionales como psiquiatras, psicólogos y morfopsicólogos - Conócete a ti mismo y a los demás al 100% mediante la interpretación facial - Descubre tus competencias innatas y recibe orientación académica y/o laboral personalizada, con asesoramiento para empresas, seleccionando al personal adecuado para cada lugar - Vive una relación de pareja más plena conociendo mejor a tu compañero/a - Mejora tu salud psicológica y física con soluciones precisas y rápidas - Posibilidad de cursos, talleres y formación online con obtención de reconocidos Diplomas y PostGrados - Y recuerda... "comprende y nunca juzgues" - Haz tu consulta sin compromiso y te contestaremos lo más rápidamente posible - www.morfopsicologia.org - Gabinete de Morfopsicología ©2017 - Moisés Acedo Codina -

lunes, 6 de mayo de 2013

SEÑALES DE SUBLIMACIÓN O ESPIRITUALIDAD

Don BoscoII
En principio no tenemos signos precisos o aislados con los que se pueda ver claramente la espiritualidad absoluta, y tampoco existe en la actualidad ningún libro significativo de Morfopsicología o Fisiognomía objetivo, más que el poder captar si la persona es mental, física o si existe sublimación. La espiritualidad la encontramos en los rostros equilibrados, es decir, caras donde no haya excesos de dominancias, con rostros de receptores ricos, armoniosos y sobre todo, con la zona media o emocional muy rica, como la de San Juan Bosco, además de un control absoluto sobre lo físico. Otra cosa será referirse a los santones y “falsos profetas”, que se refugian en la religión por no poder ellos mismos realizarse completamente como hombres y mujeres, tras un manto de cobardía y falta de verdadero amor hacia el prójimo. Debe de haber tonicidad, pues la espiritualidad pasiva es inconcebible, así como también una buena zona instintiva pero sin exceso, para dar estabilidad a la persona, con apoyo y experiencia terrenal suficiente para poder canalizar y comprender a los demás, sino sería sólo un cúmulo teórico de sinrazón. Los receptores deben ser ricos,  especialmente los ojos, que no deben tener excesiva RF a fin de poder enriquecerse de las experiencias de la vida, o asimismo, por lo menos existencia de RL superior en la frente. En Teresa de Calcuta, tuvimos a una mujer con gran expansión afectiva o de zona media, al igual que Gandhi o nuestro querido San Juan Bosco, quienes volcaron toda su energía hacia la acción desinteresada, pero tenían un apoyo mandibular ancho y con labios finos, indicando la total sublimación de instintos. En la fotografía “San Juan Bosco”, observamos un tono global excepcional, de zona media o emocional larga, vibrante, con el tabique nasal ancho y pómulos altos, denotando madurez, generosidad incondicional y afectos trascendentales, con una zona instintiva ancha y fuerte que ofrece apoyo ilimitado a sus emociones de modo extraordinario. Su rostro nos habla de actividad, carisma y de valores humanos sin precedentes. Al igual que los Santos, también existen personas contrarias y de bajo valor moral, son personas que predican lo que no creen, o lo que es lo mismo “a Dios rogando y con el mazo dando”, por falta de verdaderos principios y valor, que encuentran el refugio y el poder que necesitan en la iglesia u otras entidades.


Este es el caso del “falso predicador”, como muestro en el dibujo ficticio de la derecha.
Allí podemos observar un Marco alargado de estrecha y débil zona instintiva, que en el caso es delgada pero podría ser igualmente obesa o átona (pereza y debilidad), pero con mucha demanda material (boca muy carnosa). Por tanto en este tipo de rostros  no existe sublimación, sino solamente un abastecimiento de las necesidades propias o personales generalmente físicas, las cuales no pueden conseguir por sí solos, y que tarde o temprano alcanzarán a través del abuso de los demás, haciéndose pasar por mártires o fingiendo enfermedad. Estas son personas absolutamente inhábiles para escuchar la  necesidad del prójimo (ojos extremadamente tónicos y pequeños), viviendo en su propio y corrupto mundo. Además, su zona emocional es átona y corta, sin saber transmitir afecto alguno y de carácter intransigente o poca paciencia. Son personas que han desarrollado gran inteligencia, única y exclusivamente para la satisfacción propia, haciéndose pasar por corderos, cuando no son más que hambrientos y despiadados depredadores. Este tipo de personas son los que terminan comentiendo grandes abusos y atrocidades.


Ilustración y textos: Moisés Acedo Codina
Morphopsychologue nº3898 SFM París

Nuestro libro:

Para más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario