Bienvenidos a: WWW.MORFOPSICOLOGIA.ORG / GABINETE DE MORFOPSICOLOGÍA - El lugar de la interpretación del rostro, Morfopsicología y Fisiognomía humana, con máxima experiencia y reconocimiento - Seguidores de todo el mundo nos avalan - Atención directa de profesionales como psiquiatras, psicólogos y morfopsicólogos - Conócete a ti mismo y a los demás al 100% mediante la interpretación facial - Descubre tus competencias innatas y recibe orientación académica y/o laboral personalizada, con asesoramiento para empresas, seleccionando al personal adecuado para cada lugar - Vive una relación de pareja más plena conociendo mejor a tu compañero/a - Mejora tu salud psicológica y física con soluciones precisas y rápidas - Posibilidad de cursos, talleres y formación online con obtención de reconocidos Diplomas y PostGrados - Y recuerda... "comprende y nunca juzgues" - Haz tu consulta sin compromiso y te contestaremos lo más rápidamente posible - www.morfopsicologia.org - Gabinete de Morfopsicología ©2017 - Moisés Acedo Codina -

jueves, 19 de septiembre de 2013

EVOLUCIÓN DEL HOMBRE Y SU CEREBRO "TRIUNO"


*La vida del hombre como tal, es relativamente corta, ya que data de tan sólo 150.000 a 200.000 años. Su cerebro ha ido pasando por varias etapas, hasta conseguir de forma milagrosa, el acoplamiento y adaptación de 3 cerebros: el Reptil, el Mamífero y por último el Humano.


EL CEREBRO HUMANO (CÓRTEX Y NEOCÓRTEX)

En la parte más externa del cerebro, viviendo una especie de tratado incierto con los otros dos cerebros más primitivos, está la corteza cerebral, que ha evolucionado hace más de 150.000 años en nuestros antecesores los primates; el Córtex y el Neocórtex. La evolución ha sido conservadora, de manera que cada nuevo cerebro, se amoldó e integró con los anteriores. Los humanos tenemos los tres cerebros; el reptiliano, el mamifero y el humano. Nuestra corteza regula nuestras vidas conscientes y es por tanto una distinción de nuestra especie. Esta corteza cerebral es el lugar donde la materia es transformada en consciencia. Comprende más de los dos tercios de la masa cerebral y es la responsable tanto de la intuición como del análisis crítico. Será aquí donde tendremos las ideas y proyectos, donde leeremos o escribiremos, donde hagamos matemáticas o música... regula nuestras vidas conscientes y es el asiento de nuestra humanidad. La civilización es un producto de la corteza cerebral. En su parte delantera están los lóbulos frontales, y es en ellos donde podemos anticipar eventos o comprender el futuro, pudiéndolo evitar o modificar. En el siglo pasado, existía una terrible operación llamada lobotomía, para tratar varios problemas como el TOC, donde introduciendo un punzón o “pica hielo”, se perforaba el hueso del ojo o cara orbitaria, separando el cerebro de sus lóbulos frontales. Quien popularizó esta intervención fue el Dr. Walter Freeman, que la llegó a realizar incluso en hoteles o en su “lobotomóvil” (vehículo ambulante). La zona morfopsicológica es la superior o primer piso, y comprende desde el inicio de la frente, justo después de donde crece el cabello o "zona sincipital", hasta el final de los ojos, que son los receptores de la misma zona y con los cuales nos comunicaremos con el exterior. Es la zona donde se crean los pensamientos y nuestras ideas, que más tarde irán en búsqueda de la realidad (zona baja reptil). Si los ojos son grandes, la persona tendrá más campo de visión, y por tanto una realidad más cercana de las cosas, así como más exteriorización a nivel de ideas, estando más abierta a la información externa, con predisposición a transmitir lo que piensa. Si los ojos son pequeños, al haber menos campo de visión, el individuo tiende a crear poco a poco su propio universo, que se alejará de la realidad tanto más pequeños y hundidos estén los mismos, imaginando un mundo con tendencia a la corrupción, con menor predisposición a escuchar a los demás y transmitir sus ideas. En Morfopsicología todo lo que está dilatado (hacia fuera) está “para dar”, mientras que lo es retraído (protegido o escondido) se desentiende del exterior. 

EL CEREBRO EMOCIONAL (SISTEMA LÍMBICO)

Alrededor y sobre el “complejo R” (3ª zona inferior) está el complejo “Sistema límbico emocional” o “cerebro mamífero”, el cual evolucionó hace miles de años atrás en antecesores que eran mamíferos, pero no primates como los monos o los simios. Su zona morfopsicológica, aunque comienza en el final de los ojos, inicia realmente en la raíz de la nariz hasta el final de la misma, haciendo un dibujo zig-zag en el plano horizontal. Es el heredado de los mamíferos o Paleomamífero, que comprende el sistema cerebral Límbico. Añade la experiencia actual y reciente a los instintos básicos, mediados por el cerebro Reptil. El sistema límbico permite que los procesos de supervivencia básicos del Reptil, interactúen con elementos del mundo exterior, obteniendo una expresión de las emociones. Tiene una correspondencia directa con la respiración, los pulmones y el corazón. El instinto de reproducción, interactuaría con la presencia de un miembro atractivo, lo que genera sentimientos, emociones y protección hacia los demás, así como por ejemplo la elección de un líder dentro de la manada (lobos). Este cerebro afectivo, es fuente fundamental de nuestros estados de ánimo, emociones, inquietudes, preocupación por nuestros hijos, familia o amigos. Esta es la zona que sufre más cambios morfológicos durante nuestra vida, y aunque la confianza o fuerza bruta se encuentra en la zona Instintiva o baja (reptil), la que otorga la verdadera voluntad a la persona para conseguir cualquier objetivo, es la zona Emocional; una madre que ve a su hijo atrapado en un coche, sería capaz de arrastrarlo hasta liberarle, cosa que en su estado normal, aun teniendo mucha fuerza, jamás conseguiría. Ejemplo de cerebro medio: Un perro, un ratón o un León.

EL CEREBRO INSTINTIVO (TRONCO Y CEREBELO)

Es el cerebro más primitivo o "Arquicerebro". El Cerebelo está cubriendo el tronco cerebral y es el llamado “complejo R”, (R de Reptil), donde se encuentran: la agresividad, la territorialidad, jerarquías sociales, el sistema reproductivo, los nervios, el equilibrio, la digestión, homeostasis, supervivencia y sexo. Es compulsivo y estereotipado. Este cerebro se desarrolló hace millones de años, en nuestros antecesores los reptiles o mamíferos marinos. Al no poseer el cerebro medio o mamífero, estos seres no pueden procesar los sentimientos, es decir, que son una especie de "boca con ojos" y sólo reaccionan a sus instintos más básicos de supervivencia. De manera que en lo más profundo de nuestro cerebro, hay algo muy similar al seso de un cocodrilo. Su ubicación morfopsicológica en el rostro, abarca desde el final de la nariz hasta la punta del mentón. La mandíbula indicará la estabilidad de la persona, ya que como la raíz de los árboles, cuanto más ancha sea más seguridad, fuerza y poder de realización ofrecerá. La estrechez de mandíbula pertenece a personas teóricas y de muchas ideas, pero que no acaban nunca de llevarlas a término. Ejemplo de cerebro inferior o reptil: Una tortuga.


Ilustración y textos: Moisés Acedo Codina
Morphopsychologue nº3898 SFM París

NUESTRO LIBRO MANUAL:

PARA MÁS INFORMACIÓN:

CORREOS ELECTRÓNICOS
Información: info@morfopsicologia.org

3 comentarios:

  1. Entonces los lcasos de toc se deben a un aumento de los lobulos prefrontales . En personas q anticioan sucesos mucho mas rapido y no pueden evitarlo y como se cura .reduciendo esa actividad cerebral.no anticipando lo q no conocemos e intuimos q puede pasar?? . Gracias por responder y muy interesante

    ResponderEliminar
  2. He oìdo que los perros no tienen sentimientos , q son depredadores .pero yo creo q si no? . Incluso en algùn documentase puede ver como cuando muere un miembro la madre si siente pena . Y los leones? Tendrìan màs sentimientos q un cocodrilo , al tener más desarrollada la zona lìmbica???.gracias .un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Existen muchas variantes de TOC. Se ve en unos ojos muy hundidos y frente muy vertical con línea de paro muy pronunciada.
    En el caso de los reptiles no existen los sentimientos, ya que desgraciadamente su cerebro no los procesa. Los leones sí poseen sentimientos y jamás se comerían a su cuidador, incluso en un caso de hambre extremo... muy distinto a los caimanes, que no dudarían en hacerlo. Saludos cordiales!

    Moisés.

    ResponderEliminar